sábado, 28 de agosto de 2010

...termina el verano

Esta es una entrada corta tan sólo para dejar constancia que en unas horas cojo el avión para ir a Asturias. Aprovechando que aquí es fiesta el lunes, estaré por allí hasta el domingo que viene. Salgo muy temprano por la mañana, así que voy a dejar al pobre Todoroku en un aparcamiento de larga estancia del aeropuerto de Stansted ya que no podía ir en transporte público a no ser que me pasase unas cuantas horas tirado en el aeropuerto. Esto me recuerda que dentro de poco tendré que hablar de los aeropuertos de Londres, pero esto es otra historia.

Tengo unas cuantas entradas atrasadas en la recámara (la segunda de mis padres, de mi última salida de fin de semana y no se me pueden olvidar las dos últimas entradas de Reunión), así que a ver si me da tiempo a ponerme un poco al día esta semana que pasaré en Oviedo. Aunque lo dudo mucho, porque tengo bastantes cosas que hacer. Entre otras, renovar el pasaporte, que estando aquí estaría bien tenerlo al día aunque no sea imprescindible.

Por estos andurriales el verano ya ha terminado. El tiempo ha empeorado bastante en las últimas semanas y ya ha enfriado un poco, ya no se puede dormir sin manta o estar en el trabajo sin jersey.

Bueno, voy a ir dejándolo, a ver si puedo dormir un par de horas antes de coger el coche. Además, mañana se casa un amigo y voy a ir a la boda, así que en dos días no sé si dormiré más de 5 horas en total.

Besos para ellas y abrazos para ellos.

jueves, 26 de agosto de 2010

...se va de musical con sus padres

Como dije hace un par de entradas, mis padres vinieron por guirilandia, principalmente para conocer Londres. Estuvieron por aquí diez días, así que tuvieron tiempo a ver muchas cosas y no sólo de la capital.

El primer fin de semana estuve con ellos en Londres para enseñarles un poco cómo moverse por la ciudad y enseñarles los sitios más conocidos. Llegaron de viernes de tarde, así que los fui a buscar a la estación de
Liverpool Street y les llevé al sitio donde les había reservado para pasar la semana. Después fuimos a cenar cerca del Tower Bridge, para que lo vieran de noche, pero de esto ya he puesto una foto hace tiempo.

Al día siguiente fui a buscarlos temprano por la mañana (yo dormí en un albergue juvenil, hay que ahorrar) y fuimos a ver el famoso cambio de guardia en
Buckingham Palace. Lo malo que tiene visitar Londres en agosto es que está lleno de turistas. Además, el cambio de guardia en este mes se hace sólo cada dos días, con lo cual, estábamos todos allí intentando buscar un sitio donde ver algo, sin conseguirlo apenas. Lo único que podía hacer era oír los gritos que se daban unos guardias a otros, ya que el protocolo del cambio de guardia es de lo más complicado. Además, existen varios cuerpos de guardia distintos, con lo cual es más complicado todavía. Aquí os pongo un vídeo de lo que pude sacar.

video

Como alguno se habrá dado cuenta, aparte de los españoles que teníamos al lado y que se escuchan en la segunda parte del vídeo, una de las canciones que tocaron era la
Raiders’ March, de la banda sonora de Indiana Jones, en busca del arca perdida. Estuve mirando a ver si esta canción estaba basada en algún himno militar, pero al parecer John Williams la compuso para la película. Supongo que tienen que tocar canciones conocidas para no aburrir a la gente.

Ahora no me voy a poner a explicar todo el recorrido por Londres, tal vez algún día tenga tiempo para ponerme con ello. Tan sólo decir que visitamos bastante, empezando por el mercadillo de
Notting Hill (ya que me parecía que a mis padres no les gustaría mucho el de Camdem, como veis, hago los tour turísticos por Londres a la carta), en el que hay bastantes puestos de antigüedades, donde mi padre se paró bastante. Después… bueno, la verdad es que no me acuerdo bien del recorrido exacto que hicimos, pero les enseñé más o menos todo el centro: Oxford y Regent Street, Picadilly Circus, Trafalgar Square, Covent Garden Market, Westminster, las Casas del Parlamento, la catedral de St Paul… Yo ya había visto todo esto varias veces, sin embargo, siempre se encuentra algo nuevo, y en esta ocasión, pude ver el Guildhall (antiguo ayuntamiento, el nuevo es un edificio de Norman Foster que parece un huevo), el Bank of England, la Royal Exchange (antigua sede de la bolsa) y la Mansion House (residencia del Lord Mayor de Londres, que no es el alcalde de la ciudad, si no que gobierna el condado entero de Great London). De todos estos edificios, el más interesante para mí es el Guildhall, que ahora se usa para recepciones oficiales y demás asuntos protocolarios. Los demás son enormes edificios de estilo neoclásico con sus grandes columnas. Aquí os pongo una foto del Guildhall.

Y para que quede constancia de que estuvieron por estos lares, aquí os dejo una imagen de los turistas en uno de los sitios más emblemáticos de Londres, Picadilly Circus.

Sé que la foto no quedó demasiado bien, pero había tanta gente que no se podía hacer a gusto.

Por último, comentar que el sábado por la noche fuimos a ver un musical. Mi jefe me dijo que estaba bien el musical de Oliver Twist, el cual se estrenó hace unos meses, así que hace unas semanas cogí las entradas para ir con mis padres. Elegí este musical porque por lo menos la historia es conocida y no hay problema para seguirla. Incluso a mí me resultó bastante difícil entender el inglés, con lo que os podéis imaginar a ellos. Estuvo bastante bien, pero nos resultó raro que el protagonista de la historia queda eclipsado por un personaje secundario, el de Fagin, el jefe de los ladrones, que está interpretado por un comediante de aquí, Russ Abbot, que yo no conocía, pero se ve que la gente sí, porque era el que más aplausos recibió. Supongo que será como todo, cuando hay alguien famoso, todo lo demás ha de quedar en un segundo plano, aunque para ello haya que reescribir la historia.

Bien, de momento esto es todo. Tan sólo añadir que mis padres estuvieron por su cuenta desde aquel domingo hasta el viernes siguiente, cuando vinieron a verme a Guildford, pero esto es otra historia. Visitaron muchos sitios, como Hampton Court, Kew Gardens, museo Británico, Greenwich… e incluso se las arreglaron para conseguir descuentos en entradas.

Besos para ellas y abrazos para ellos.

viernes, 20 de agosto de 2010

...se da un baño

Bien, aquí vuelvo. Tengo muchas cosas atrasadas, así que me temo que no voy a poder dedicarles el tiempo que se merecen a las visitas que he recibido las últimas semanas. De momento, voy a comenzar por la primera, la de Bea.

Ella ya había estado en dos ocasiones en Londres, así que decidí buscar otro sitio para visitar ese fin de semana, de manera que fuera algo que yo no hubiera visitado todavía. De esta manera elegí Bath. Esta es una ciudad de tamaño medio, situada a orillas del río Avon, cerca de Bristol.

El sábado de hace tres semanas salimos de Guildford no demasiado temprano y decidimos pararnos en Stonehenge, ya que queda de camino. Yo ya había visitado ese sitio hace unos meses, pero no me importaba volver a entrar, más que nada porque soy socio de English Heritage, y las entradas a los sitios que están adscritos a esta asociación me salen gratis. Había muchísima gente, sobre todo en comparación con el día que había ido yo, que aún era invierno. Como de este sitio ya he hablado, me puedo saltar esta parte. Lo malo es que, entre uno y otro, llegamos un poco tarde a Bath, por lo que no nos dio tiempo a visitar nada, tan sólo a darnos un pequeño paseo. Mi idea era la de visitar el sábado Bath y el domingo Bristol, por lo que había cogido un sitio donde dormir entre ambas ciudades. Pero al final, sólo nos dio tiempo a ver Bath.


Esta ciudad es bastante diferente a las demás ciudades de tamaño parecido que he visto hasta ahora. Tiene su origen en tiempos de los romanos, hacia el 500 d.C., cuando se descubrió una fuente termal, pero por lo visto, debe su aspecto general de estilo georgiano a la remodelación que se llevó a cabo en el siglo XVIII. Más abajo pondré una foto de las casas típicas de Bath. Todo esto le valió a Bath para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


Una de las vistas más conocidas de la ciudad es la que se puede observar desde orillas del río.



Aquí se puede ver al fondo el Pulteney Bridge, un puente inspirado en el Ponte Vecchio de Florencia. Es curioso, es el tercer puente inspirado en un puente italiano que veo en este país, tras los de los suspiros de Cambridge y Oxford. Este puente tiene tráfico rodado a través de él, pero a los lados hay varias tiendas.

Lo más conocido de Bath son, como su propio nombre indica, los Roman Baths, unos baños romanos situados en el único punto termal de toda Inglaterra, o al menos eso creo recordar que decían en la audioguía que daban con la entrada. Ésta es un poco cara, pero la visita es muy larga y el sitio merece la pena. El complejo, el cual está casi completamente bajo tierra, es bastante grande, supongo que debido a la importancia que adquiriría dentro del mundo romano en Inglaterra. Se puede ver un museo, la parte excavada de los patios y templos exteriores y, lo más llamativo, el punto caliente por donde sale el agua a algo más de 45ºC y la piscina principal, la cual tienen llena y es casi el único punto que está al aire libre. La siguiente imagen es una panorámica, así que se nota un poco curvada por efecto del fotomontaje.


Cerca de los baños se encuentra la Abbey Church, la cual podéis ver al fondo de la anterior imagen. Se trata de una antigua iglesia de un monasterio benedictino con una larga historia cuya estructura actual de estilo gótico perpendicular viene de una reedificación de 1499. La siguiente es una imagen de la fachada.

Como dije antes, el estilo predominante en todos los edificios de la ciudad, tanto nuevos como viejos, es el georgiano. Dos de las principales muestras de este tipo de arquitectura son el The Circus y el Royal Crescent, ambos construidos por John Wood el Joven, hijo de… John Wood el Viejo, original ¿verdad? Por lo que se ve, entre ambos debieron de hacer buena parte de la reconstrucción de la ciudad. Aquí os pongo una imagen del The Circus, que es una plaza redonda rodeada de edificios, así que la imagen es nada más que de un cuarto de la plaza.

La siguiente es otra de mis panorámicas, esta vez del Royal Crescent, que es un conjunto de edificios distribuidos en una sección de una elipse de 200 metros de longitud y con cien columnas.

Y esto fue más o menos lo que vimos. Dimos un buen paseo por toda la ciudad, pero los sitios más emblemáticos son los que os he puesto. También hay muchos museos y se pueden visitar casas, pero no nos daba tiempo a más, ya que la visita a las termas nos llevó bastante tiempo y había que volver a Guildford, ya que Bea se marchaba al día siguiente bastante temprano. Espero no retrasarme mucho con la siguiente entrada, en la que ya estarán mis padres en Londres.

Besos para ellas y abrazos para ellos.

miércoles, 4 de agosto de 2010

...pasa un mes

Estas últimas semanas no he podido poner nada en el blog,y hoy tampoco voy a poder poner mucho. Tan sólo unas líneas para comentar lo que ha sido este último mes. Más adelante prometo terminar con todo lo pendiente (Reunión, últimas salidas de fin de semana…).

En primer lugar, completar el tema de la anterior entrada, si es que os estabais preguntando qué hice con las 30 libras ganadas. Al final no compré nada, pero me dediqué una tarde entera a preparar unas tortillas para llevar el viernes siguiente a la final del Mundial. Es que la empresa paga la comida de los viernes aprovechando que tenemos una reunión semanal para asuntos internos de administración y seguridad. Así que llevé mis tortillas, que no me salieron mal del todo, para terminar de enchiparlos con el éxito español tras Wimbledon y el Mundial.


Las siguientes semanas no tuvieron mucha historia, no os voy a aburrir con temas de trabajo. Los fines de semana pasaron sin pena ni gloria, ya que no tenía muchas ganas de salir a ningún sitio. El cuerpo es muy vago y cuando se deja de hacer cosas, menos cosas se quieren hacer. Simplemente esperé a la llegada de la visita de Bea, con quien fui a Bath, una ciudad al oeste, cercana a Bristol, pero de este viaje tengo que hablar más adelante, con fotos, ya que es una ciudad que merece la pena visitar.

Esta semana estoy a la espera del gran acontecimiento que es la visita de mis padres a Inglaterra. Pues sí, se han decidido a venir a la Isla, pero para ir a ver Londres, no os creáis que es por mí, es circunstancial. Este fin de semana, si nos respeta el tiempo, les haré un recorrido parecido al que hice con mis amigos hace algo más de un mes. Pero mis padres vienen diez días, así que tendrán tiempo a conocer bastante. El segundo fin de semana que pasarán aquí, iremos a Canterbury y si nos da tiempo, a Dover, a la costa del sureste de Inglaterra.

Y estos son los planes a dos semanas vista. Después espero empezar a ponerme al día con las entradas.


Besos para ellas y abrazos para ellos.